Cómo Perdonar?

El perdonar no es un sentimiento o emoción, es una actitud que se toma. Es una decisión de parar el dolor. La ira, el miedo, la maquinación, la depresión, el sufrimiento, la vergüenza y hasta la violencia, todo depende, hasta donde vamos a permitir  que la herida se sane, se agrave o continué supurando por más tiempo.

Por qué padres o madres traen hijos al mundo y luego los maltratan, ultrajan, insultan, rechazan, violan a sus hijas (os)? Por qué son malos con ellos o los abandonan, causándoles daños emocionales? Por qué desahogan su enojo y frustraciones brutalmente con alguien más débil y que no se puede defender? Por qué arruinan sus vidas colocándolos o obligándolos a llegar a ser marginados socialmente, a que sean adictos a drogas, alcoholismo y otros vicios; o a caer en la prostitución, homosexualismo, o lesbianismo o buscan la salida y caen en ocultismo, brujería o satanismo?... te lo has preguntado?

Por que esos padres, arrastran falta de perdón en sus vidas y ese espíritu dominante y gobernador se entrona por generaciones. Sentimientos y emociones que ya no son heridas sino yagas malolientes y putrefactas, como la vergüenza que pasamos, la humillación, la traición, la infidelidad, la ofensa recibida, el desprecio a que fuimos expuestos, el abandono a que fuimos sometidos, al abuso físico o mental.

De aquí parte lo que hoy sufrimos;  lo que censuraron nuestros padres, hermanos o parientes, conocidos que llegaron a nuestras vidas u otras personas que ni las invitamos pero, como intrusos enviados por el pecado y el mal, torcieron nuestro destino. Pero hasta hoy permitiré esto! aunque parece que mi tristeza no tiene remedio, mi corazón desfallece en mi. El Señor dice: “Por que yo sé los planes que tengo para vosotros, -declara el Señor- planes de bienestar y no de calamidad, para darnos un futuro y una esperanza; me invocareis, y vendréis a rogarme, y yo os escucharé. Me buscareis y me encontrareis, cuando me busquéis de todo corazón. Me dejare hallar de vosotros -declara el Señor- y restauraré vuestro bienestar”. Por tanto, ahora vosotros tenéis también aflicción; pero yo os veré otra vez. En aquel día no me preguntareis nada. En verdad, en verdad os digo: si pedís algo al Padre, os lo dará en mi nombre. Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid y recibiréis, para que vuestro gozo sea completo. En este día pediréis en mi nombre, y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros."

 

(13) - Detrás de una Palabra hay una Bendición


(12) - Alcanzando la Paz


(11) - Detienes tu Bendición por no Arrepentirte


Versículo del día

Contador de visitas

Hoy:
Ayer:
Total:
59
355
5199992